Si tienes tres días de vacaciones o quieres aprovechar el próximo mini-puente en España, coge tus maletas y visita el país vecino, Portugal. Concretamente vamos a dirigirnos a Lisboa donde se encuentra nuestro guía en español preparado con diversos tours gratis. ¡Empezamos!

Lisboa paso a paso

  1. Día 1: Baixa Pombalina y Barrio Alto
  2. Día 2: Alfama
  3. Día 3: Belém
  4. ¿Dónde alojarse en Lisboa?

Día 1: Baixa Pombalina y Barrio Alto

Vamos a levantarnos temprano para aprovechar el día y nos dirigiremos a cualquier bar para tomar un típico desayuno luso: un café pingado (cortado) acompañado de un cruasán o un pastel de nata. Aunque si prefieres el salado, lánzate por una merendinha (rectángulo de hojaldre relleno de jamón y queso). Con las pilas cargadas, iremos a la Plaza del Comercio, el centro neurálgico de la ciudad. Además de sus grandes dimensiones, te llamará la atención el Arco Triunfal de la Rua Augusta donde se encuentra un mirador del mismo nombre que ofrece vistas espectaculares. Aconsejamos acercarse a orillas para ver la escalinata que utilizaban los antiguos monarcas para desembarcar en su llegada a la ciudad.

que ver en lisboa rua augusta.jpg

Desde aquí nos perderemos por las callejuelas azulejadas del barrio de la Baixa Pombalina hasta adentrarnos en la Plaza del Rossio, otro punto principal de la ciudad por donde seguro pasearás varias veces durante tu estancia. Y es que, si algo es sobre todo esta plaza, es el lugar de encuentro entre lisboetas y visitantes. Muy cerca se encuentra otra plaza conocida, la Plaza de Figuera, que conecta von varias paradas de autobús y tranvías. Para dosificar esfuerzos, subiremos al elevador de Santa Justa que nos llevará hasta Chiado, uno de los barrios más auténticos. Este barrio es conocido por sus tiendas, librerías, teatros y antiguos bares donde tomar café.

Destacar la librería Bertrand, la más antigua del mundo cuya actividad sigue viva a día de hoy. Aprovecha este paseo por el barrio para comprar esos souvenirs que siempre reclaman los seres queridos a la vuelta de cualquier viaje. En esta librería encontrarás todo tipo de joyas literarias de autores portugueses, aunque si buscas primeras ediciones más exclusivas, adéntrate en la librería más pequeña de Portugal, Livraria Simão. Asimismo, si lo que deseas son productos made in Portugal con diseños exclusivos, tienes que entrar en la tienda A Vida Portuguesa, más que una tienda es un pequeño museo. Otro lugar donde encontrar un souvenir muy original es The Wrong Shop. Un lugar famoso por sus artículos extravagantes y peculiares, como por ejemplo un gallo de Barcelos para customizar tú mismo.

que ver en lisboa elevador santa justa.jpg

Después de unas exhaustivas compras, llega el momento de la comida. En Portugal las horas de comer se adelantan con respecto a la española. Nosotros te recomendamos el restaurante Chapito. Está en una callejuela pequeña y cuenta con una terraza cubierta desde donde se aprecia el río. Chapito no es barato pero la experiencia merece su precio. No obstante, si quieres algo más económico visita El Rei D’frango. Aunque el frango (pollo) esté muy rico, atrévete con otras especialidades como el bacalao. Su menú al medio día es de en torno a 6,50 euros.

Si eres cafetero, tienes que pisar el Café A Brasileira para tomar tu postre. Este local es uno de los más antiguos de la ciudad y famoso por la estatua de Fernando Pessoa en su terraza. Lugar donde es inevitable tomarse una foto. Pide tu café junto con los famosos pastéis de Belem.  

Siguiendo con nuestra ruta, como nos encontramos en el Barrio Alto de la ciudad, lo mejor será disfrutar del atardecer desde el Mirador de San Pedro de Alcántara (recomendamos subir en tranvía para no perder el aliento) y esperar a que llegue la noche. La zona alta es la más marchosa de la ciudad, sus numerosos bares y restaurantes nos esperan con mucha fiesta y caipiriñas. Y cuando la noche avance, podrás continuar en Santo Amaro o Alcántara para bailar "all night long".

Si te has quedado con ganas de conocer en primera persona todos los lugares que te comentamos en este primer día, no dudes en reservar nuestro Tours Privado por Lisboa.

Día 2: Alfama

Siempre hay una vez para todo y quien pisa la capital portuguesa por primera vez tiene la obligación de hacer 3 cosas: escuchar fado en alguna tabernita típica del barrio marinero de Afama, coger el tranvía 28 para probar los archiconocidos Pastéis de Belem y contemplar la ciudad desde el Mirador de Santa Lucia o el Mirador Portas do Sol. Todo esto y mucho más nos espera en nuestro segundo y tercer día.

Vamos a respirar hondo para subir las cuestas del barrio de la Alfama, el más antiguo de Lisboa. Sus edificios son un claro ejemplo de la esencia del lugar al ser los menos afectados por el terremoto de Lisboa de XVIII. El tiempo se detiene. Este barrio está situado en una colina presidida por el Castillo de San Jorge, nuestro punto final.

Caminando un poco llegaremos a la Casa dos Bicos, un edificio del siglo XVI famoso por su original fachada compuesta por 1.125 piedras talladas en forma de picos. Hoy alberga la Fundación José Saramago. Muy cerca de allí está la Catedral de Lisboa, comúnmente llamada Sé de Lisboa. Un templo de origen romano que guarda los restos del patrón de la ciudad, San Vicente. La entrada a la catedral es gratuita pero la parte del claustro tiene un precio de 2,50 euros y la del tesoro (parte superior que tiene cuatro salas con reliquias de diferentes épocas) cuesta 2,50 euros también.

Llegada la hora de almorzar podemos ir a Casa de Linhares, un restaurante con espectáculo de fado y un menú a precio competitivo para medio día. Tenemos que indicar que en Lisboa es costumbre poner sobre la mesa unos aperitivos que si se consumen deben pagarse. Suelen estar compuestos de paté, queso, aceitunas o mantequilla.

que ver lisboa castillo san jorge.jpg

Tras el almuerzo, seguiremos con nuestra subida donde nos toparemos con multitud de miradores, aunque quizás el más famoso sea el de Santa Lucía. Un espacio cubierto de buganvillas y rodeado de azulejos. Tras un breve “kit-kat”, subiremos hasta la iglesia de San Vicente de Fora y el Panteón Nacional de Lisboa, famoso por su gran cúpula blanca. Un poco más arriba nos toparemos con el Castillo de San Jorge V, uno de los monumentos más conocidos de Lisboa. El castillo amurallado es famoso por su cámara oscura, donde se puede ver cualquier lugar de Lisboa en tiempo real a 360 grados. El precio de la entrada general al castillo es de 8,50 euros.

Por último, no podemos finalizar nuestra ruta sin presenciar un espectáculo de Fado, el sello de identidad de la cultura portuguesa. El colofón para nuestro itinerario por Alfama. En el restaurante Esquina de Alfama lo que importa es el Fado no la comida. Un lugar pequeño pero con encanto donde podrás tomar platos tradicionales de la cocina lusa acompañados de un fantástico espectáculo de fado a la luz de las velas.

No dudes en reservar nuestro free tour Alfama para descubrir sus rincones e historia de la mano de nuestro guía local.

Día 3: Belém

En nuestro último día descubriremos el barrio de conquistadores con aroma a canela y nata de Lisboa, Belém. Prepárate para hacerte una foto de una de las torres más conocidas de la ciudad, y que seguro habrás visto retratada, y para probar el dulce estrella, los pasteles de Belém.

Nuestro punto de partida será la Plaza del Comercio. Desde allí tomaremos el tranvía 28 o el número 15 (un poco más moderno). Lo bueno del barrio de Belem es que todos los lugares imprescindibles están muy cerquita, ¡y es llano! Nos dirigiremos hacia el Monasterio de los Jerónimos con una imponente fachada de 300 metros de longitud. Su claustro es uno de los más bonitos del mundo. A pocos metros encontraremos el Monumento a los Descubrimientos. Aunque su construcción es más reciente de lo que pensamos, año 1960, su simbología nos reporta a la época de los conquistadores.

Llama la atención su forma de carabela en el mar con Enrique el Navegante mostrándose decidido en la proa. Continuamos hacia uno de los iconos de la ciudad, la Torre de Belém. Como curiosidad mencionar que el monumento tiene tallado una figura de un rinoceronte, te retamos a que la encuentres.

que ver en lisboa pasteles de belem.jpg

Si el hambre aprieta llegada la hora de comer, puedes ir a Pao Pao Queijo Queijo. Aquí no encontrarás grandes elaboraciones pero sí una larga lista de comida rápida como sándwiches, baguettes o ensaladas a buen precio.

No podemos finalizar nuestra ruta sin probar los pasteles de Belém. Su fábrica está también muy cerquita. Probablemente, tengamos que hacer cola y esperar un poco para ser atendidos pero te aseguramos que merecerá la pena. Recomendamos que cuando sea tu turno pidas todos los pasteles a la vez, es decir, los que te vas a tomar al instante y los que seguro te llevarás para regalar. De este modo no tendrás que hacer la cola más de una vez. Se sirven calientes y con un sobre de canela para que cada visitante se sirva al gusto. ¡Buen provecho!

Descubre con nuestro Tour por Belém todos los secretos de este escenario lleno de historias y joyas imprescindibles.  


¿Dónde alojarse en Lisboa?

Cuando nuestro equipo ha viajado a Lisboa ha elegido las siguientes opciones:

Volver arriba